5 min read

CARTA #7 🆘 Los Problemas de los Demás.

CARTA #7 🆘 Los Problemas de los Demás.

¿Nos estamos volviendo demasiado pragmáticos? Cuando nos sentimos tristes o confusos buscamos una solución para salir de ese estado lo antes posible. Cuando alguien comparte su desconsuelo con nosotros, pensamos rápidamente en las maneras en las que esta persona puede salir de la situación que le agobia.

Y ahí creo que nos perdemos un paso importante: no asimilamos lo que estamos sintiendo ni de dónde viene. Y cuando nos encontremos en una situación similar, volverán a aflorar esas sensaciones. Leí en algún sitio que las emociones no son buenas ni malas, incluso aquellas que nos hacen sentir mal. Las emociones son reacciones ante lo que percibimos, como los síntomas que te indican lo que no va bien, o el chute de energía y paz que sientes cuando todo va de maravilla.

Es posible que una persona abrumada sólo necesite un espacio amable y seguro en el que dejar fluir sus emociones, sus pensamientos. Que nos limitemos a escuchar y observar con plena atención. A dar cariño, a fomentar ese diálogo interno.

Y quizá no necesite que le contemos nuestras historietas, centrando la conversación en nosotros, o que le demos una solución detrás de otra, porque quizá nuestros moldes para la vida no le encajan. Qué bonito decirle simplemente a alguien a quien aprecias, ¿qué sientes? ¿Qué necesitas?

Creo que no necesitamos intentar resolver los problemas de todo el mundo, y mucho menos aquellos que ni siquiera lo han pedido. Y desde luego tenemos que aprender a no sufrir por el otro, como si eso fuera a aliviar su carga. Podemos vivir nuestra mejor vida, inspirando y motivando. Y sobre todo, tratando de ser lo más felices posibles, para estar fuertes cuando alguien necesite una mano.

“El dolor es de cada uno. No se puede cargar con el dolor de otra persona, porque ese dolor es de ella y solo de ella. Hay que respetarlo. Solo se puede ayudar desde fuera, tendiendo una mano hacia el fondo del pozo, no arrojándose también a él.” Irmtraud Tarr.

Hay ocasiones para ser pragmático y hay ocasiones para dar un abrazo y escuchar. Quizá este sea un pequeño paso para crear auténticos lazos de nuevo.


Lista de cosas que me gustan.

Inspirándome en una de mis escritoras adoradas, Sol Aguirre, y su iniciativa #1000cosasquemegustan en las redes sociales, voy a empezar a compartir aquí cosas que me gustan y me hacen feliz. ¿Qué te ha gustado hoy?

  1. 🌧️ Es un tópico, pero el olor a lluvia, que en este país es muy frecuente (me río por no llorar). Además tiene un nombre precioso, Petricor. Viene del griego pétros, ‘piedra’ e ‘icor’, sangre de los dioses.
  2. 🚿 🛌🏼 Meterte recién duchada, con un pijama limpio, en sábanas recién cambiadas. ¡Oooohhh, la frescura!
  3. 🍪 🐕 Ese olor como a galleta y canela que tienen los cachorros.

Recomendaciones de la anfitriona de la fiesta.

🐶 🪕 Viendo (con lágrimas en los ojos).

Este perro escucha siempre con atención a su humano mientras toca algún instrumento.

No nos merecemos a los perretes.

🐞  Leyendo.

Ya comenté en alguna carta que este año he decidido leer de manera más consciente, añadiendo más clásicos a mi lista de lectura y releyendo algún libro de los que me gustaron. Hace poco cayó en mis manos “Los escarabajos vuelan al atardecer”, de Maria Gripe. Se trata de una novela juvenil veraniega llena de misterio, cartas del pasado, una finca llena de plantas que parecen comunicarse, y hasta una estatuilla egipcia maldita. Qué tontería, ¿no? Leerse un libro para niños ambientado en Suecia a finales de los 70, pero me ha gustado tanto como cuando tenía doce años. Es una lectura sencilla, con temas de subfondo como el papel de la mujer en diferentes épocas históricas, la amistad, la soledad. Este es un claro ejemplo de que la literatura infantil y juvenil no son géneros menores. Ahora estoy deseando leer Agnes Cecilia, de la misma autora, que también promete misterio y un toque de novela gótica.

🥮👩🏼‍🍳 Horneando.

Aún me queda algo del moreno (pecas) de mis vacaciones en Menorca. He vuelto totalmente enamorada de la isla. En esta carta os dejo una receta para transportaros a las baleares con el sentido del gusto. Es sencilla, esponjosa y muy muy rica. Gató de Almendras.

Photo by Henry Be on Unsplash

🏳️‍🌈 Disfrutando

Pride (2014) es una de esas películas bonitas que te dejan buen sabor de boca. Basada en hechos reales y ambientada a mediados de la década de los ochenta, cuenta la historia de un grupo de gays y lesbianas de Londres que decide recaudar dinero para apoyar a los mineros en huelga. El sindicato de mineros es reacio a aceptar las donaciones del grupo, y se acaban destinando a un pequeño pueblo minero en Gales. Estas dos comunidades no podrían ser más diferentes, y esto genera momentos divertidos, incómodos e incluso entrañables. Se puede encontrar en varias plataformas de streaming.


⛱️ Libros de suspense para leer en una tumbona este verano:

  1. Las Doncellas de Alex Michaelides. Thriller adictivo ambientado en Cambridge. Muerte, estatuas griegas y un carismático catedrático rodeado de unas elitistas discípulas que se hacen llamar Las Doncellas. La combinación entre suspense y el tema griego académico me convencieron para leerlo. No es su mejor libro pero se puede leer.
  2. El Manuscrito de John Grisham. Este thriller nos lleva de nuevo a Santa Rosa en Camino Island, con su grupo de excéntricos escritores y el interesante dueño de la librería Bay Books. ¿Un posible asesinato encubierto durante un huracan? Temazo. Y aunque de nuevo, me gustó más el primero de la colección “Camino Island”, este clásico Grisham es suficiente para echar el rato en la tumbona.
  3. El Club del Crimen de los Jueves de Richard Osman. Una de mis lecturas favoritas del año pasado. La segunda parte ya está confirmada para finales de este año. Una pandilla de octogenarios jubiletas que se dedican a revisar casos de asesinato sin resolver, se encuentran su primer caso real y dan alguna que otra sorpresa. Personajes entrañables, buena ambientación, humor y ese no sé qué bonito que tienen algunos libros. Nada más terminarlo tuve que hacer un bizcocho de café y nueces, ahí lo dejo caer como guiño al libro.
  4. Después de Stephen King. Clásico Stephen King: un muchacho con un don sobrenatural que le permite ver y saber cosas que nadie más puede, gente que quiere sacar provecho, un poco de terror y un crimen por resolver. Muy bien escrito, de esos que no puedes dejar de leer.
  5. El Verano que Volvimos a Alegranza de María Fernández-Miranda. No me extraña que esté causando sensación, se trata de un libro evocador en el que varios ingredientes se mezclan para crear un perfume que representa la identidad de la protagonista: su familia, la casa de verano en la costa asturiana, un asesinato que parece incomprensible… Ya hablé de este libro en una carta anterior, ¡totalmente recomendable!

Mi semana en una imagen.

💙 Ver el atadecer en una calita escondida en Menorca. 

¡Feliz Fin de Semana!

¡Hola! Soy Mónica Galán. Ilustradora y escritora afincada en un pueblo precioso en Inglaterra. ¡Bienvenido a esta Fiesta de Pijamas! Ponte tus mejores galas de estar por casa, prepara algo rico de beber y disfruta de estas cartas llenas de recomendaciones y trocitos de mi vida.

¿Te ha gustado? Si es así comparte este enlace con tus amigos, así me ayudas a llegar a más gente.

INSTAGRAM │ FACEBOOK │ TWITTER


Bibliografía: